jueves, 21 de agosto de 2008

LOS INCREIBLES




Si hicieramos un estudio de cuantas personas no han dejado de ver una corrida de toros en los últimos 50 años, en los correspondientes 50 últimos San Fermines , probablemente encontremos muy pocas. Pues yo… las conozco. ¡Y los miro con envidia!. Hace algún año que yo dejé de optar a ese record.


Si os digo que esas personas han estado las últimas 400 corridas chupándose el sol de Pamplona a las siete de la tarde todavía parece más increible.


Para mí estos son los verdaderos “DIVINOS” de la fiesta. Estuvieron en los tendidos con sus 20 años, luego subieron a zonas más tranquilas en los años setenta siendo andaneros de sol y finalmente empujados por la juventud , buscaron en los años 80 zonas más tranquilas en la Grada de Sol.
Siempre en SOL y siempre en el lado del currela donde la esencia de la fiesta popular alcanza su cota máxima. Y ahí los tienes con sus 70 y 80 y más años, con su ropa blanca, con pañuelo al cuello y faja a la cintura, con su vino de la tierra regando sus gargantas, con el bocata del pueblo y cantando con orgullo las canciones que se tercien.


Estos vieron a el maestro Ordoñez y… a Rafa Camino y a su hijo y… a El Cordobés y a su hijo y… a Paquirri y a su hijo y… Jose Mari Manzanares, Esplá, Paquiro, Jesulín, El Juli y tantos y tantos y tantos otros.
Vieron presidir la corrida a personajes del momento y de todos los colores.


Han ido con salud, con dolor en la espalda, con dolor en la rodilla , con oido y sin él, con pelo moreno y pelo blanco y… sin pelo , pero… ¡¡HAN IDO!!


Y CADA AÑO CANTAN, PARA DENTRO O PARA FUERA PERO CANTAN…
NO TENGO TRONO NI REINA NI NADIE QUE ME COMPRENDA PERO SIGO SIENDO EL REY.


El loco…

2 comentarios:

yogüi dijo...

que articulo mas chulo!!!

yo creo que digo todo en una
frase:

"DE CASTA LE VINE AL GALGO"

LA TATITA dijo...

Querido "loco" muchas gracias por acordarte de nuestros mayores. Las personas que nos han ido enseñando la esencia de la fiesta. Lo mejor de todo es poder compartir con ellos una tarde de sol. Es muy enriquecedor.
Viva el bisolvon